viernes, 17 de noviembre de 2017

Dios, Algo Así Como Un Abuelo



Las investigaciones recientes citan que los abuelos son más importantes de lo que pensamos en el papel de la fe y tienen mucha más influencia.

En el siglo XXI, los abuelos viven más tiempo que nunca, son más saludables y están más activos, por lo que es más probable que jueguen un papel importante en la vida de sus nietos. Los investigadores concluyen que no es sorprendente que la mayoría de los nietos informe estar emocionalmente cerca de sus abuelos, así como compartir puntos de vista y valores similares con ellos.

Los abuelos pueden proporcionar una influencia estabilizadora en situaciones desafiantes emocionales. La influencia de los abuelos puede ser muy importante para el desarrollo de los valores y creencias religiosas de los niños. También pueden ser más influyentes porque tienen más tiempo para hacerlo.  

Proverbios 17:6 dice que, "Los nietos son la corona de los ancianos ..." Ninguna persona sabia descuidaría su "corona" o lo que más valoran. Ser un abuelo que honra a Dios es un gran trabajo y cuando lo obtienes, eres quien puede hacerlo mejor.

Si tienes la suerte de tener un abuelo que aún vive, especialmente durante las vacaciones, aprovecha lo que tienen para ofrecer. Comparta su corazón, pídales consejo y escuche sus historias llenas de una gran cantidad de experiencias. Aprecie su humor, afecto y sabiduría. Dígales lo que significan para usted y cómo han influido en su vida.

Los abuelos a menudo describen sus relaciones con sus nietos en palabras que se asemejan a la relación de Dios con sus hijos. Ejemplo:
      "Me encanta estar rodeado de mis nietos".
      "No puedo decir no a sus peticiones inocentes".
      "Me encanta verlos unir y formar parte de la familia, verlos jugar con sus hermanos y primos".
      "Me gusta enseñarles lo que está bien y lo que está mal. Intento guiarlos por los senderos correctos".
      "Alguien menciona el nombre del bebé y yo simplemente empiezo a sonreír".

Cuando los padres se convierten en abuelos, entran en una nueva etapa de la vida. Esta etapa diferente afecta su vida y amor de diferentes maneras. Los abuelos parecen desarrollar una nueva perspectiva, una nueva presencia, seguida de nuevas acciones.
La nueva perspectiva de los abuelos se desarrolla a partir de su nuevo rol. Su visión se vuelve más trascendente al ver a sus hijos criar a sus hijos. La perspectiva de los abuelos madura cuando miran la vida a través de un prisma más largo, más amplio, y profundo, es decir, más largo en el tiempo, más amplio en las experiencias, más profundo en la apreciación del significado de la vida y más profundo en percibir la singularidad y complejidad de la vida de cada niño.  

Las experiencias de los abuelos a lo largo de las décadas les han enseñado que cada niño debe ser tratado de manera que respete las necesidades tanto de la sociedad en general como del niño en particular. A medida que los abuelos admiran la personalidad de cada niño, se asombran del Creador a cuya imagen se crea cada niño y cuya imagen divina cada niño revela de forma única.

Cada persona revela de manera única algún aspecto de la personalidad de Dios. Los abuelos han aprendido a través de la experiencia de la vida que no todas las reglas son igualmente importantes, que no todas las reglas deben aplicarse por igual; las excepciones a las reglas respetan la individualidad de la personalidad, el talento y la situación de cada niño.   

Los abuelos desarrollan un nuevo nivel de presencia. Cuando están físicamente presentes, su función es menos inmediata; su papel es más trascendente. No necesitan instruir, dirigir y disciplinar de la manera que los padres deben hacerlo. Los abuelos son liberados para observar y disfrutar. Ellos pueden aconsejar cuando se busca su consejo, o comentar solo cuando la seguridad está en riesgo.

Cuando no están físicamente presentes, los abuelos pueden estar espiritualmente presentes. Pablo aconseja a los cristianos que "oren sin cesar" (1 Tesalonicenses 5:17). En sus corazones indivisos, los abuelos oran por sus hijos y nietos a diario, muchas veces al día. Las fotografías colocadas en el hogar de los abuelos recuerdan a los ancianos sus nietos.  

Cuando los abuelos se encuentran con otros abuelos, intercambian historias de experiencias felices. ¡Su afecto por sus nietos es contagioso!   

A las abuelas les encanta comprar con sus nietas, exponerlas al mundo de las muñecas y los vestidos, enseñarles a cocinar y asistir a recitales de baile y conciertos. Los abuelos enseñan a sus nietos cómo golpear una pelota, cómo atrapar un pez y cómo defenderse cada vez que sea necesario. Cuando la abuela y el abuelo cuentan historias sobre los padres de los nietos, es decir, cuando sus padres eran niños, los nietos escuchan con profunda atención. Los nietos oyen felices estas historias que profundizan las raíces de la tradición familiar y profundizan las relaciones entre las generaciones.

A veces, los abuelos se preocupan por el tipo de mundo que heredarán sus nietos. Los abuelos llenos de fe se recuerdan unos a otros que Dios no nos dará más de lo que podemos manejar (1 Corintios 10:13), que todas las cosas les ayudan a los que creen (Romanos 8:28) y que Dios ha prometido "Sé bien los planes que tengo en mente para ti. . .planea para su bienestar…" (Jeremías 29:11).   

Muchos abuelos crían no solo a sus propios hijos, sino también de manera importante ayudan a criar a los hijos de sus hijos. Muchos nietos dependen de los abuelos debido a los problemas de los padres: adicciones, encarcelamiento, abandono, desempleo, divorcio. Estos abuelos cumplen una doble función: haber criado a sus hijos como padres, están criando a los hijos de sus hijos. Estos abuelos demuestran una gran dedicación. Su deseo de hacer lo mejor es ilimitado, a pesar de que su energía sufre limitaciones naturales de edad y enfermedad. Estos abuelos, que se habían sacrificado tanto en la crianza de sus propios hijos, continúan sacrificándose desinteresadamente por el bien de los más pequeños.   

Debido a la perspectiva de los abuelos, la presencia, las actividades y el deseo eterno de hacer lo que es mejor para sus nietos, les sugiero que consideren la metáfora: “Dios es como un abuelo”

Las Escrituras ya abundan con metáforas de la relación de Dios con su pueblo, por ejemplo:
      Dios es como un padre. "¿Y así le pagas al Señor, pueblo tonto y necio? ¿Acaso no es tu Padre, tu Creador, el que te hizo y te formó?"(Deuteronomio 32:6).
      Dios es como una madre. "he calmado y aquietado mis ansias. Soy como un niño recién amamantado en el regazo de su madre. ¡Mi alma es como un niño recién amamantado!" (Salmo 131:1…2). El Antiguo Testamento describe a Dios como un ave madre que protege a sus crías bajo sus alas (Salmo 91:8) y como una madre que protege a sus cachorros (Oseas 13:8).
      Dios es como un pastor. "El señor es mi pastor. No querré "(Salmo 23:1). Además, "Porque así dice el Señor Dios: 'Cuidaré y cuidaré mis ovejas. Como un pastor cuida su rebaño cuando se encuentra entre sus ovejas dispersas, yo cuidaré mis ovejas "(Éxodo 34:11).
      Dios es como una fortaleza, una roca, un escudo. "El Señor es mi roca, mi amparo, mi libertador; es mi Dios, el peñasco en que me refugio. Es mi escudo, el poder que me salva, ¡mi más alto escondite! "(Salmo 18:2…3). Además, "¡Confía en el Señor para siempre! Porque el Señor es una roca eterna"(Isaías 26:4).
      Dios es como un rey. "El Señor es rey por los siglos de los siglos; las naciones perecieron de su tierra "(Salmo 10:16). Además, "¿Quién es este rey de gloria? El señor de los ejércitos; él es el rey de la gloria "(Salmo 24:10).

Mientras que las metáforas de las Escrituras son reveladas divinamente, tal vez esta metáfora de que “Dios es como un abuelo” se puede considerar revelada por la naturaleza humana y la historia humana.

Después de todo en los postreros tiempos (nuestros tiempos), los jóvenes y ancianos (nietos y abuelos) soñaran.

viernes, 10 de noviembre de 2017

Haciéndole Frente Al Envejecimiento



La vida se vuelve muy desconcertante cuando su cuerpo físico comienza a disminuir la velocidad y ya no puede mantenerse al día con los que te rodean.

Cuando, como dice Eclesiastés 12:3, las partes del cuerpo envejecen y se debilitan, es fácil desanimarse y sentir que ya no hay lugar para uno como viejo en la sociedad.

Algunas culturas suelen mostrar gran honor a los ancianos; pero, lamentablemente, muchos no lo hacen y tienden a echar simplemente a los ancianos a un lado.

¿Qué lugar quiere Dios que los ancianos sostengan? ¿Cómo deben ser tratados y cómo deben ellos mismos responder? Las respuestas a estas preguntas nos ayudarán en la medida en que trabajemos con los ancianos y a medida que nos hacemos ancianos.

El mandamiento de honrar
"Honra a tu padre ya tu madre" (Éxodo 20:12). Observe que la orden no tiene fecha de caducidad. El honor es debido a los padres en vida e incluso después de su muerte.

Por definición, el honor significa mostrar respeto, reconocer la posición dada por Dios a nuestros padres. La palabra hebrea original (kabad) llevaba consigo el significado de “pesada o pesado”. En otras palabras, tenemos una responsabilidad grave o solemne de honrar y respetar a nuestros padres (y abuelos).

¿Cómo podemos mostrar honor?
Para quienes llevan una buena relación con sus padres, el respeto y el honor pueden tomar la forma de mantener líneas abiertas de comunicación, ser conscientes de sus necesidades en cada etapa de sus vidas y ayudar a satisfacer esas necesidades. Puede incluir pasar tiempo con ellos para hablar, consolar, animar y ayudar. Las familias sanas demuestran deferencia y se cuidan el uno al otro, especialmente a los más viejos.

Pero algunas relaciones entre los padres y sus hijos no son saludables. Si se puede reparar o mejorar la relación con los padres, es importante esforzarse por hacerlo en el espíritu de honrarlos. La reparación de las brechas es una meta justa, y muy gratificante.

Sin embargo, algunos niños y padres están completamente separados; en algunos casos debido a problemas de abuso o seguridad. En otros casos, la persona ni siquiera puede saber la identidad de uno o ambos padres. Estas son triste realidad de nuestra sociedad, pero es útil que alguien más pueda llenar ese vacío como figura de los padres.

Sin embargo, las circunstancias anómalas no anulan el mandamiento. No dice honrar a sus padres sólo si son buenos padres. Podemos mostrarles honor incluso si nunca lo reconocen o si son totalmente inconscientes de él.

Por el contrario, la decisión de ignorar el mandamiento y "maldecir" o "injuriar" a nuestros padres trae graves penas a Dios. Tales acciones, traen una maldición sobre nuestras cabezas (ver Éxodo 21:17, Mateo 15:4, Proverbios 20:20 y 30:17).

Responsabilidades familiares
La Biblia pone la responsabilidad primaria de cuidar de los ancianos de la familia ancianos en los hijos y nietos. No nos prohíbe buscar ayuda en el cuidado profesional, médico o de otra índole, pero buscar ayuda no significa entregar la responsabilidad a los demás. La declaración de Pablo de que cualquiera que "no provee a los suyos, y especialmente a los de su casa, ... ha negado la fe y es peor que un incrédulo" (1 Timoteo 5: 8) es bastante poderosa.  

Respetar a los ancianos en general
Aunque hablamos de padres y abuelos, el principio de honor y respeto se extiende a todos los que son mayores. Por medio de Moisés, Dios ordenó al pueblo que se pusiera de pie ante la "cabeza gris", los ancianos (Levítico 19:32). Ese pelo gris o blanco, es un símbolo de alguien que debe ser respetado.

El reverso de la medalla
Aprender a honrar a los ancianos desde niños nos ayudará a ser honorables a medida que envejecemos. Esto es importante ya que los ancianos, con sabiduría y paciencia, pueden llenar papeles valiosos como mentores y ejemplos para los más jóvenes.

La larga vida es una bendición, pero se espera que aprendamos a medida que envejecemos, “Que hable la voz de la experiencia; que demuestren los ancianos su sabiduría” Job 32:7. Realista, sin embargo, el envejecimiento a veces enseña la sabiduría y a veces no. El factor clave es: " El temor del Señor imparte sabiduría; la humildad precede a la honra." Proverbios 15:33.  

Mientras caminamos humildemente por este camino, a medida que pasan los años podemos ganar el honor que debe venir con el envejecimiento.

Roles de los ancianos
Algunos de los roles que las personas mayores pueden y deben llenar pueden ser:
Tito 2:3…5 Pablo instruye a las mujeres mayores a amonestar (enseñar y animar) a las mujeres más jóvenes a amar a sus maridos e hijos. Después de décadas de vida, las personas mayores deben tener la experiencia para mostrar a las nuevas generaciones cómo construir buenas relaciones, cómo sanar a las personas dañadas y cómo evitar repetir los errores cometidos por aquellos antes que ellos.

Un aspecto de la enseñanza se llama tutoría. Vea la vida de trabajo del sacerdocio levítico (Números 8:24…26). De 25 a 50 años, realizaron el servicio completo del tabernáculo, incluyendo trabajos físicamente duros como sacrificar animales grandes.
A la edad de 50 años se retiraron efectivamente de la parte extenuante de la obra; pero no fueron dados de baja. Siguieron sirviendo en el tabernáculo, asumieron un rol supervisor enseñando y asesorando a los más jóvenes. Maravilloso ejemplo.

Hoy en día muchas habilidades, lecciones y conocimientos se están perdiendo de una generación a otra. ¿Cuánto dolor de cabeza podrían evitarse si una generación mayor sabia pudiera ayudar a una generación más joven, por ejemplo, dando consejos prácticos y mentores sobre cómo evitar conflictos matrimoniales?... ¿Qué pasa con la crianza de los hijos? En el momento en que somos abuelos, hemos aprendido muchas lecciones que pueden ayudar a nuestros hijos si somos capaces de impartirlos de manera respetuosa, sin compromiso y si están dispuestos a escuchar de una manera productiva. Pero se necesita sabiduría y humildad de parte de todos para que el conocimiento se transmita.

Muchos hoy en día no reconocen la necesidad de pasar de un papel al siguiente a medida que envejecemos. Muchas personas mayores resisten pasar las riendas del "servicio activo" a la generación más joven. Muchas personas más jóvenes no tienen la sabiduría de buscar y aprender de la generación anterior. Algunos están tan centrados en hacerlo de su propia manera que no aprenden del pasado.

Lo más importante del conocimiento se encuentra en un área que lamentablemente, la cultura occidental a menudo no está haciendo bien, el espiritual.

En el Salmo 71:18 el salmista escribió: " Aun cuando sea yo anciano y peine canas, no me abandones, oh Dios, hasta que anuncie tu poder a la generación venidera, y dé a conocer tus proezas a los que aún no han nacido ".

¡Qué gran responsabilidad tiene la generación más vieja debe ayudar a la próxima generación hacia el desarrollo de una relación sana con Dios!

Conclusión  
No importa nuestra etapa actual de vida, Dios tiene un papel en mente para nosotros y Él nos ha dado instrucciones sobre cómo cumplir ese papel. En cada etapa de la vida, tenemos responsabilidades para con los demás.

La conclusión de la cuestión es que hay sitio para que todos nosotros nos realicemos alegremente en esa carretera, siempre que cada uno satisfaga sus responsabilidades y dé el honor y el respecto apropiado a los otros.

Después de esto anciano o no anciano y con lo que ya leíste Ponte a Trabajar