viernes, 18 de mayo de 2018

Tercera Edad ¿Qué Hacer Como Hijos De Dios? Parte 1


En las sociedades antiguas ser anciano era sinónimo de ser sabio, por aquello de la sabiduría que proveen los años vividos, la experiencia, etc. Las canas, los cabellos blancos, implicaban reverencia, respeto, reconocimiento y atención. El viejo era no sólo amado, sino muchas veces consultado como fuente de objetividad, de consejo divino, capaz de dirimir las cuestiones más difíciles que demandaran juicio...

En la actualidad nuestras sociedades modernas, más cultas y más civilizadas han marginado a los abuelos, sin importar ni siquiera cuál sea el consejo bíblico respecto de ellos.

Ahora el ser viejo significa estar en la cuenta regresiva esperando el desenlace. Ser viejo significa estar fuera de juego. Ser viejo significa haber hecho ya la propia vida y sentarse sólo a ver cómo viven los otros, los jóvenes, los espléndidos jóvenes, los que tienen todavía un lugar en el mundo. 

Adolfo Bioy Casares, escritor argentino que frecuentó las literaturas fantástica, policial y de ciencia ficción y es considerado uno de los escritores más importantes de su país y de la literatura en español, hace años escribió la novela “El diario de la guerra del cerdo”, en la que describía, en su género fantástico, a una hipotética sociedad del futuro que mataba a los abuelos. Pero, claro, eso era literatura fantástica, o ciencia ficción, no realidad... lo cierto es que la sociedad en que vivimos no mata a los abuelos... pero los deja morir, muchas veces...

La pregunta es, ¿qué papel debemos adoptar, como Iglesia del Señor, frente a este fenómeno? ¿Debemos seguir los dictados que el mundo nos impone o debemos fijar las normas bíblicas al respecto y seguirlas fielmente?

Para comenzar, deberíamos encuadrar el fenómeno de la ancianidad de acuerdo con los modelos bíblicos. Esto es, ¿cómo ve la Biblia a los ancianos?... Veamos:


  • ·         Job 12:12: "En los ancianos está la ciencia, y en la larga edad la inteligencia."

  •  ·         Proverbios 16:31: "Corona de honra es la vejez que se halla en el camino de justicia."

  •  ·         Proverbios 20:29: "La gloria de los jóvenes es su fuerza, y la hermosura de los ancianos es su vejez."
  • ·         Salmos 92:14: "(los justos...) Aun en la vejez fructificarán; estarán vigorosos y verdes."
  • ·         2ª Corintios 4:16: "Por tanto, no desmayamos; antes, aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día."


La vejez, según Dios, es vista como gloria, hermosura, honra, inteligencia, vigor, edad fructífera, vida interior renovada.

Y ¿qué decir del mandamiento bíblico para los jóvenes de honrar a los padres? ¿Caducará cuando ellos sean ya mayores? ¿Por qué merecerían nuestra honra, si Dios no los considerara diferente de lo que esta sociedad los considera?

Según parece, la visión de Dios respecto de los abuelos no es, por cierto, la nuestra, y no es, desde luego, la que nos ha enseñado la postmodernidad, tan sabia y superada.

Ahora bien, esta hermosa visión bíblica del ser viejo, debe enfrentarse con el aquí y ahora, debe vérselas con una realidad absolutamente contraria a ella: en verdad, el ser humano llegado a cierta edad (y cada vez más temprano) debe afrontar varios fantasmas difíciles de digerir y debe aprender a convivir con ellos ante una realidad social en la que esta misma sociedad los hace llegar a el fin de su "vida útil".

Para la economía, pasa a ser un "pasivo". Ya no produce. No genera riqueza, luego, no existe. No puede trabajar más o no debe trabajar más. Se jubila. Necesariamente debe abandonar su carrera, su vocación, su estilo de vida, sus horarios, sus responsabilidades, aquello que hizo cada día de su vida durante años. Es hora de pantuflas y sillas mecedoras, no importa cuán vital uno se sienta. Pasa de ser protagonista a ser espectador. Pasa de vivir la vida y de hacer la vida, a ver la vida desde afuera... Y por esto mismo, comienza a tener apremios económicos, por lo menos en nuestras sociedades poco desarrolladas del tercer mundo.

Y ya que ha sido obligado a abandonar su actividad natural, ahora deberá hacer cualquier cosa para ganarse un céntimo si no quiere resignarse a pasar apreturas económicas. Así es que, al llegar a la madurez, la persona no sólo deberá abandonar lo que siempre le ha gustado, sino que además deberá aprender a hacer lo que nunca hubiera hecho...Y por mucho menos dinero de lo recomendable... Ya no podrá vivir como antes, ni disfrutar como antes, ni vestirse como antes, ni divertirse como antes, ni tener vacaciones como antes, ni atenderse médicamente como antes, justo ahora, que empiezan a aparecer todos los achaques. Ahora pasa a la tele sin cable, la radio sin baterías, la comida sin sal, las cuentas de energía eléctrica y el auto en la cochera... y... y… y...

Y los abuelos tienen temores y ansiedades de todo tipo: el cuerpo ya no responde, el dinero no alcanza para los medicamentos y quién se podrá hacer cargo de uno… los amigos van partiendo uno tras otro como las hojas caen del almanaque.

El tiempo sobra y el abuelo no sabe qué hacer con él. En esta nueva calidad de espectador que le han asignado no se siente cómodo, pero nadie le pregunta si está o no cómodo. No le han dado a elegir esta situación...

No hay nada qué hacer con el tiempo: se duerme más de la cuenta o a veces se padece de insomnio, con lo que el día y sus ansiedades se alargan más de lo recomendable.

Comienza el ensimismamiento. La soledad se agiganta, (se casan los hijos, hacen su propia vida) y con ella, la depresión siempre lista para atraparlo...Nada que hacer, nada que esperar, nada que interese...Nada...

La existencia parece convertirse sólo en una espera. La espera del fin, espera de lo inevitable. Ya no hay proyectos, no hay motivaciones, no hay medios para lograrlos. Ya no se es importante.

Ahora bien, este panorama parece ser muy desalentador, quizás descrito con demasiado dramatismo y sin embargo, así es la realidad, matices más o menos, de cientos de personas de nuestra sociedad y de nuestras iglesias también, pero como iglesia no podemos permanecer ajenos.

¿Cómo hacer para que la tercera edad no se convierta en una terrible edad? ¿Cómo hacer para que la vejez no resulte ser la muerte a plazo fijo, adquirida en incómodas cuotas?


Hay una tendencia en psicología, llamada "logoterapia", que plantea una premisa por demás interesante, tomada a su vez de un filósofo existencialista llamado Nietszche y que plantea: "Quien tiene un por qué y un para qué de la existencia, encontrará seguramente un cómo". La clave es, entonces, encontrar nuevos propósitos para la vida en esta nueva etapa.

Encontrar nuevos por qué y para qué. Una o varias razones que den contenido a la vida ahora que parece haberse vaciado del contenido que tenía. Aunque para encontrar estos propósitos, como es obvio, lo necesario es tener la disposición de buscarlos.

Estos propósitos podrán ser de tres tipos diferentes, y todos serán muy importantes, y no excluyentes: propósitos espirituales, propósitos del alma, y propósitos materiales y/o físicos.

Propósitos espirituales: todo ser humano necesita cultivar la dimensión espiritual, porque él mismo es un ser dotado de espíritu, y si no atendiera a dicha dimensión estaría desatendiendo parte esencial de él mismo, con lo cual sería un ser incompleto. Mucho más aún un hijo de Dios, quien debe cultivar hasta el fin la relación con Dios quien hará que el hombre interior se renueve día a día, como dice la Palabra, permitirá que siga produciéndose un crecimiento espiritual, porque cuanto más conocemos a Dios más nos resta por conocerle y además hará que la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento pueda llenar el corazón y los días con alegría, regocijo y esperanza.

Propósitos del alma: el área de nuestra mente es también muy importante, los pensamientos, los sentimientos, los gustos, las pasiones. La edad madura es la oportunidad de leer aquello que nunca tuvimos el tiempo para leer o dedicarse al hobbie que siempre tuvo que postergarse por cualquier razón, de cultivar las amistades que los hijos y el trabajo fueron dejando de lado.

Propósitos físicos o materiales: cuando uno debía cumplir cientos de obligaciones siempre penaba por el escaso tiempo para caminar, para pasear o hacer otra actividad física. Pero resulta que ahora cuando el tiempo es lo que sobra, las fuerzas faltan y entonces el sillón frente al televisor es la opción más apetecible. Sin embargo, alguna actividad adecuada a la edad y al estado físico siempre redundará en una mejor salud y una mejor salud mejora la calidad de vida, y la mejor calidad de vida dará tregua para la satisfacción del alma y el espíritu. Una caminadita al sol con un amigo, un suave ejercicio de relax por las mañanas. ¿Y qué decir de un pequeño trabajo, más allá de la necesidad económica? O de seguir cultivando las habilidades manuales o literarias que haya poseído en la juventud.

Ahora bien, encontrar estos propósitos hará que la vida siga siendo digna de vivirse. ¿Cómo encontrarlos? 

Continua Próxima Semana


viernes, 11 de mayo de 2018

El Tiempo Es Ahora, Pongamos Nuestra Parte.


Juan 11:38…44 NVI:
“Conmovido una vez más, Jesús se acercó al sepulcro. Era una cueva cuya entrada estaba tapada con una piedra.
- Quiten la piedra —ordenó Jesús. Marta, la hermana del difunto, objetó:
- Señor, ya debe oler mal, pues lleva cuatro días allí.
- ¿No te dije que si crees verás la gloria de Dios? —le contestó Jesús. Entonces quitaron la piedra. Jesús, alzando la vista, dijo:
- Padre, te doy gracias porque me has escuchado. Ya sabía yo que siempre me escuchas, pero lo dije por la gente que está aquí presente, para que crean que tú me enviaste.
Dicho esto, gritó con todas sus fuerzas: - ¡Lázaro, sal fuera!
El muerto salió, con vendas en las manos y en los pies, y el rostro cubierto con un sudario. - Quítenle las vendas y dejen que se vaya —les dijo Jesús.”

Hemos leído y escuchado esta historia cantidad de veces, indiscutiblemente que es un mensaje poderoso, Jesús levantó a un muerto de hacía cuatro días, la ley romana de aquel entonces estipulada que se declara muerta a una persona hasta tres días después de su entierro, cuando ya estaba con claras manifestaciones de putrefacción. Así que aquel muerto, estaba bien muerto.

¿Te imaginas haber estado allí?

Personalmente hubiese estado hecho un manojo de nervios, pues no es cualquier cosa ver caminar a un muerto, generalmente el predicador tiende a ponernos en el papel de Marta, de María, de Lázaro, pero ¿Alguna vez te has puesto en el lugar de los hombres que movieron la piedra?  

Esta labor era propia de aquellos hombres que al igual que hoy, pasan ganándose la vida en los cementerios, los sepultureros, estos hombres debieron obedecer la palabra de Jesús, Jesús pide quitar la piedra y Marta tiene una reacción lógica “Tiene cuatro días muerto”, pero Jesús tiene una particularidad de romper los esquemas lógicos y obrar sobrenaturalmente en tu vida, a veces pensamos que nuestra forma lógica y racional de ver las cosas es igual a la forma de Dios, y no es así, Él va a usar ese raciocinio humano  para actuar sobrenaturalmente.  

La Biblia no nos habla de los hombres que movieron la piedra, suponemos fueron hombres por la índole del trabajo, pero se ha puesto a reflexionar ¿Por qué mandó a quitar la piedra?

Jesús pudo moverla el mismo, ¿Qué pretendía?, de seguro que Él, estaba situado detrás de aquellos hombres.

Decíamos que Jesús tiene una particularidad de romper los esquemas lógicos para obrar sobrenaturalmente en tu vida y es el caso que para recibir tu milagro debes de moverte, de mover tu piedra, las características de una piedra es que es grande, a veces mucho más que nosotros, se atascan, puede hacer daño, pero no importa que tan grande sea tu piedra debes y puedes moverla, porque solo así lograras tu milagro y de seguro que Jesús está detrás de ti.  

De seguro que te estarás diciendo: pero si no tengo fuerzas; si ya estoy viejo; si estoy enfermo; es que no podre; es que nadie me ayuda; oren mejor por mí; ve lo que quiere el Pastor como no es él y en fin estarás poniendo excusas y conmiseraciones que lo único que hacen es evitar se realice en ti, tu milagro.

Creo que aquellos hombres a quienes se les ordeno mover la piedra deben haber dudado, temido, quedado con expectativas, pero finalmente obedecen y mueven la piedra logrando ver el milagro.  

¿Qué le pides tú a Jesús? ¿Sanidad, por tu familia, para ti?...  ¿Qué le pides?... ¿Qué le estas pidiendo a Jesús?   Quizás porque ya eres un anciano creas que no tienes nada que pedirle, pero piensa, aprovecha… Hoy Jesús te está mandando a remover tu piedra, muchas veces tienen nombre y apellido, incredulidad, desanimo, desesperanza, miedo, duda por comentarios, quizás cobardía, lo que está en medio de ti y tu milagro es una piedra, Jesús desea que tú y tu obediencia se muevan para ver la gloria de Dios.  

Dios quiere que “pongamos nuestra parte”, que te muevas, que quites esa piedra que sabes que puedes…  

Juan 11:40 “Jesús le dijo: ¿No te he dicho que, si crees, verás la gloria de Dios?”

Lo que está en medio de nosotros como seres humanos y el milagro que Dios quiere hacer es una piedra.

Hoy no es casualidad del que hallas leído este artículo, no lo es, es obra de Dios que lo estés leyendo, Él está dispuesto a obrar, a sanarte, pero te manda a remover la piedra no porque no pueda quitarla, sino porque el obedecer mueve la gloria de Dios.

Te hablo a ti lector, sé que tienes identificada tu piedra, deja de pensar con tu lógica humana, Jesús tiene una particularidad de romper los esquemas lógicos y obrar sobrenaturalmente, deja de pensar por lo que te han dicho, deja de pensar que tu enfermedad no tiene cura, que es el fin, dejemos la incredulidad a un lado, es hora de movernos porque el Señor va a hacer el milagro, pero debes obedecer.

Ven ponte en pie, de rodillas o como quieras, pero muévete, habla, ora hoy con Jesús, Él quiere y está dispuesto a oírte… ¡Muévete!!!!