viernes, 23 de septiembre de 2016

Con La Edad Aumenta El Creer En Dios



Con el correr del tiempo, de repente leemos, nos encontramos o de alguna manera tenemos conocimiento de alguien que antes negaba a Dios, ahora ya viejo manifiesta su creencia en Dios.

Lo anterior no es para extrañarnos, pues “El Señor levanta a los caídos y sostiene a los agobiados. Los ojos de todos se posan en ti, y a su tiempo les das su alimento” Salmo 145:15...16   

Creer más en Dios al llegar a la edad anciana, es una actitud típica del ser humano, no importando credo, raza o país. Las encuestas internacionales sobre la profundidad de la creencia de la gente en Dios revelan grandes diferencias entre los países, que van desde el 94 por ciento de las personas en las Filipinas que dijeron que siempre creyeron en Dios, en comparación con sólo el 13 por ciento de las personas en la antigua Alemania del Este.

Sin embargo, los estudios encontraron una constante creencia en Dios es más alta entre las personas mayores, independientemente de donde vivan.

Un nuevo informe sobre las encuestas internacionales, "Creencia acerca de Dios a través del tiempo y de los países," fue emitido por la Encuesta Social General de la organización de investigación en ciencias sociales NORC en la Universidad de Chicago; Se basa en un estudio amplio, internacional de la creencia en Dios e incluye información de la International Social Survey Program, un consorcio de organizaciones de encuestas de opinión más importantes del mundo.

Los datos provienen de 30 países en los que las encuestas acerca de la creencia en Dios se han adoptado, en algunos casos, desde 1991. Los investigadores hicieron preguntas para determinar el rango de las creencias de la gente; sus creencias cambiantes durante toda su vida; y su actitud hacia la idea de que Dios se ocupa de los individuos.

La creencia en Dios varía ampliamente entre las naciones y culturas. Los países con la creencia fuerte en Dios tienden a ser sociedades cristianas (incluye todas sus expresiones: católicos, evangélicos, etc.), especialmente en el mundo en desarrollo, tales como las Filipinas. Los pueblos del continente americano, se destacaron por su alto contenido de creencia en Dios aun entre los países desarrollados con grandes poblaciones protestantes.

Las encuestas encontraron:
• El ateísmo es más fuerte en los países del noroeste de Europa, tales como los países escandinavos y los del antiguo bloque del Este (a excepción de Polonia). La antigua Alemania del Este tenía la tasa más alta de personas que dijeron que nunca creyeron en Dios (59 por ciento); en comparación, el 4 por ciento de los estadounidenses tenía esa respuesta.
• El país con la creencia más fuerte es Filipinas, donde el 94 por ciento de los encuestados dijeron que siempre habían creído en Dios.
• A pesar de que la mayoría de las medidas, la creencia en Dios está disminuyendo gradualmente en todo el mundo y está aumentando en Rusia, Eslovenia e Israel. En Rusia, los investigadores encontraron un cambio del 16 por ciento a favor de la creencia.
• El apoyo a la idea de que Dios se preocupa por la gente de una manera personal varió de 8 por ciento en la antigua Alemania del Este a 82 por ciento en las Filipinas.

En términos generales la encuesta demuestra que la creencia en Dios ha disminuido en la mayoría de los países, pero los descensos son bastante modestos en especial cuando se calcula sobre una base anual.  

La constante en todos los lugares fue: La creencia en Dios crece con la edad.

La creencia es más alta entre los adultos mayores. En promedio, el 43 por ciento de los 65 años a más, tienen la certeza de que Dios existe, en comparación con el 23 por ciento de los 27 años y más, según el informe.

Muchos sociólogos que han estudiado las creencias de las personas en Dios con el tiempo, sostienen que hay un efecto sostenible y que los jóvenes que son más propensos a dudar de la existencia de Dios llevan su incredulidad con ellos a medida que envejecen, lo que significa que las sociedades en su conjunto tienden a ser más seculares. Pero el estudio NORC sugiere lo contrario, porque es posible que la gente cambie sus creencias a través del tiempo.

En cuanto a las diferencias entre los grupos de edad, los mayores incrementos en la creencia en Dios ocurren con mayor frecuencia entre los 58 años de edad y más. Esto sugiere que la creencia en Dios es especialmente probable que aumente entre los grupos más ancianos, tal vez en respuesta a la creciente anticipación de la mortalidad.

En los Estados Unidos, por ejemplo, el 54 por ciento de las personas menores de 28 dijeron que estaban seguros de la existencia de Dios, en comparación con el 66 por ciento de las personas de 68 años o más.

En los países con baja creencia en Dios, la diferencia de la creencia entre los grupos de edad también es fuerte. En Francia, por ejemplo, un 8 por ciento de las personas más jóvenes dijeron que estaban seguros de que Dios existe, en comparación con el 26 por ciento de las personas de 68 años o más. En Austria, el 8 por ciento de la generación más joven dijo que estaban seguros en su creencia, mientras que el 32 por ciento de las personas de mayor edad y 68 estaban seguros de la existencia de Dios.

Las encuestas fueron tomadas en 1991, 1998, 2008 y 2015, cuando fueron encuestados 42 países. El estudio se realizó en países que habían sido estudiados al menos dos veces.

Lo anterior no puede parecernos nuevo, no cuando todos sabemos que el Señor afirma que aún en la vejez, cuando la energía disminuye y el cuerpo está cansado, el anciano tendrá vigor y dará buen fruto (Salmo 92). Nuestro Padre Celestial lo dice y así es, no más tienes que creer y hacerlo.

Nuestra vida pasa muy rápido. Podemos mirar hacia atrás y recordar nuestros tiempos de niñez y sus travesuras; nuestra época de juventud y sus inquietudes; nuestra época adulta y su experiencia… pareciera que estamos repasando una película; y así es, es la historia de nuestra vida, la cual hemos ido escribiendo día a día, casi sin darnos cuenta del paso del tiempo.

La Biblia señala lo pasajero de la vida terrenal, la rapidez de su paso. “Los días de nuestra edad son setenta años; Y si en los más robustos son ochenta años, Con todo, su fortaleza es molestia y trabajo, Porque pronto pasan, y volamos.” Salmo 90:10 “Volamos” ... ¿has visto alguna vez un ave en lo alto, deslizándose a su antojo como pluma en el espacio?

Así, el alma un día volará a encontrarse de nuevo con el Creador de todo, pero mientras estamos acá, joven o viejo, adulto o anciano, hay un trabajo que hacer en la obra del Señor.

Al final pareciera que entendemos al ir viviendo la soledad del mundo, que los hijos de Dios, nunca están solos o abandonados: “Aunque mi padre y mi madre me dejaran, Con todo, Jehová me recogerá” Salmos 27:10 

El cristiano genuino debe ser capaz de convertir el tedio, el aburrimiento y la pasividad en tiempos de creatividad y bendición para los demás. Nuestro Padre Celestial tiene una promesa para sus hijos fieles: “Aun en la vejez fructificarán. Estarán vigorosos y verdes.” Salmo 92:14.

La Biblia no discrimina si la persona es joven o vieja, sino que a cada uno lo coloca en su sitio en la obra del Señor.

Estos datos de la encuesta NORC, nos demuestran que aun en la vejez, Dios recluta a más cristianos… que bueno es ser viejo e hijo de Dios.

Sobre NORC en la Universidad de Chicago es una organización de investigación independiente con sede en el centro de Chicago, con oficinas adicionales en el campus de la Universidad de Chicago, el área metropolitana de Washington DC, Atlanta y Boston. NORC soporta un personal de campo en todo el país, así como las operaciones internacionales de investigación. Colabora con agencias gubernamentales, fundaciones, instituciones educativas, organizaciones sin fines de lucro y empresas para proporcionar datos y análisis que apoyan la toma de decisiones informadas en áreas clave como la salud, la educación, la economía, el crimen, la justicia, la energía, la seguridad y el entorno. En NORC ya son 70 años de liderazgo y experiencia en la recogida de datos, análisis y difusión acopladas con la materia objeto profunda experiencia: proporciona información y análisis que forman la base para las soluciones eficaces.

viernes, 16 de septiembre de 2016

La Vejez De Un Creyente



Muchos tienen temor de envejecer. Una gran parte de la actividad durante los años de trabajo tiene como objetivo evitar los problemas de la vejez a como sea posible: la falta de dinero, la dependencia de otros, el aburrimiento, la mala salud y así sucesivamente. El mismo miedo de los problemas de la vejez a menudo hacen que las personas se convierten en viejos antes de tiempo.

El plan de Dios es que la vejez sea la joya de la corona de la vida en una persona. Dios muestra que la vejez puede ser prometedora, la productiva, llena de vitalidad, confianza y una gran cantidad de felicidad, siempre que la preparación espiritual haya tenido lugar durante los años más jóvenes.

La Biblia muestra tres divisiones de toda la vida:
1.    El período de la juventud dura hasta unos cuarenta años de edad. Moisés comenzó a sentir su responsabilidad de Israel y al Señor cuando tenía unos cuarenta años, Hechos 7:23. Pasó cuarenta años más en el entrenamiento, sin embargo, antes de convertirse en jefe de los hijos de Israel. Fue durante los años de ochenta a ciento veinte que lo hizo su gran obra.
En Hechos 4:22, un hombre es sanado y el Sanedrín quería ridiculizar su testimonio. Sin embargo, "el hombre era más de cuarenta años en los cuales se demostró este milagro de la curación", indicando que estaba lo suficientemente maduro como para saber lo que había sucedido.
En 1 Timoteo. 4:12, Pablo escribe: "Ninguno tenga en poco tu juventud ..." Timoteo era de unos treinta años en el momento.
2.    El período de la Edad Media aproximadamente a los cuarenta y sesenta años de edad. En 1 Timoteo 5:9, el retiro de una vieja viuda de sesenta por año fue en un ministerio de tiempo completo de la oración con el apoyo de la iglesia. Muchos creyentes llegan a su ritmo superior en los años intermedios. La carga de trabajo alta del sacerdote fue más fuerte entre treinta y cincuenta.
3.    La vejez es de sesenta y hacia adelante. En Daniel 12:13, Daniel, a los noventa años de edad, se le dijo que deje de actuar como un hombre muerto y para ponerse en marcha. En Lucas 2:36...38, una mujer de avanzada edad (84) fue muy activo en el servicio al Señor.

La vejez es una actitud mental, así como un problema físico. Varias gentes se turban cuando se discute la vejez, junto al tema de la muerte y es el tema que menos le gusta. De variadas formas tratan de posponer la vejez. Tratan y prueban diversos productos para seguir buscando y sentirse joven. Tratan de viajar a aliviar el aburrimiento y para dar una sensación de plenitud. Usan aparatos y programas de posponer la vejez.

Pero, el plan de Dios es más grande que cualquier tratamiento, Él puede producir la vida. Por supuesto, para tomar ventaja de este plan, una persona debe entender la salvación y recibir a Cristo como salvador. Entonces, el individuo debe tener la enseñanza y practica bíblica todos los días para que sea posible obtener el máximo provecho de cada día de vida. De acuerdo con el plan de Dios de la gracia, que incluye el concepto de la gracia al morir, el último día de su vida debe ser el mejor.

Sin embargo, algunas de las personas de edad son irritables y desagradables. Su juventud ya no está allí para protegerlos. Ellos son vistos por lo que sus almas realmente son, sin el camuflaje de la juventud. "Como un hombre piensa en su corazón, así es él." La juventud ya no está allí para encubrir. La vejez expone todas las faltas, los hábitos, las características desagradables y degeneración del alma.

Cuando el rey Salomón llegó a la vejez, escribió Eclesiastés; y él tiene un consejo para los jóvenes. Una persona joven puede prepararse ahora para tener una vejez feliz. La felicidad no está en el trabajo y no es en el retiro. La verdadera felicidad está en el crecimiento cristiano, la producción del fruto del espíritu, que operan en punto de vista divino, tiene una estructura de edificación que lleva a tener la belleza interior de alma.

Alégrate, joven de encontrar la felicidad cuando se es joven. Una felicidad que no depende de las condiciones, circunstancias, personas o los detalles de la vida. Esto conduce a una vejez maravillosa. Este tipo de persona es la sal de la tierra en su vejez.

La persona que está inmersa en la doctrina utiliza la palabra de Dios para vivir el estilo de vida cristiano. La aplicación de la palabra de Dios y la experiencia es necesaria.

Por lo tanto, la vejez es una actitud mental desarrollada durante toda la vida.

Al llegar a la vejez, el creyente maduro está asegurado para su rescate y entra en la vejez como un cristiano bien informado y productivo. Él entiende tanto la salvación y la espiritualidad. Él sabe cómo reclamar promesas. Él entiende el sufrimiento, ha vivido a través de algunas de ellas y mira hacia adelante a mayores pruebas. Él está listo para el sufrimiento y la felicidad en la vejez.

Esta persona entra en la vejez capaz de aplicar la palabra de Dios a la experiencia. Incluso su mente se guarda, de acuerdo con los principios de Romanos 12:2. Se da cuenta de que hay sólo un libro y la mente de Cristo, la palabra de Dios.

El creyente de edad avanzada utiliza los principios por fe le resto de la vida. Mientras que el cuerpo es cada vez más débil, no es esta promesa de 2 Corintios 4:15...17 “Porque todas estas cosas padecemos por vosotros, para que la gracia abundando a través de la acción de gracias de muchos sobreabunde para gloria de Dios. Por tanto, no desmayamos; antes, aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. Porque esta leve tribulación, que es sólo por un momento, que funciona para nosotros un peso cada vez más excelente y eterno de la gloria ".

Características de una hermosa Vejez
Revise los siguientes pasajes de las Escrituras para obtener un conocimiento profundo de los ejemplos bíblicos de una emocionante y productiva la vejez:
·         En 1 Timoteo 5:5...10, es el ejemplo de una viuda anciana que se enfrenta al riesgo laboral de la viudez en la soledad. Sin embargo, esta mujer confía en Dios, utiliza las promesas de la Biblia y los mantiene en la oración. Una viuda que está bien informado de las buenas obras saca el máximo provecho de la vejez.
·         Hechos 9:36...43 es la historia de Dorcas, llena de buenas obras, hospedadora, que lavó los pies de los Santos, confeccionaba prendas de vestir, socorrió a los afligidos con sus conocimientos de enfermería y era una productora del bien divino. Ella había llegado a dominar los detalles de la vida.
·         2 Timoteo 2, no es una discusión de las características de los hombres de edad avanzada. Son para estar sanos de mente, alerta, agudo, con el carácter de Cristo, maestros de los detalles de la vida, prudentes, sanos en la fe, porque la doctrina, debe estar libre de pecados en la actitud mental, como la amargura, la envidia, la hostilidad y que tiene un amor actitud mental.
·         1 Timoteo 5:1...16, enumera las características de las mujeres de más edad según Dios. Su belleza interior brilla refleja la gloria de Dios. No son calumniadores o culpable de difamación, calumnias o chismes y no son vengativas. También son templados y capaz de enseñar cosas buenas que las mujeres más jóvenes. Ellas tenían la habilidad y la sabiduría y la atención voluntaria de las mujeres más jóvenes. Ellas enseñaron a las mujeres jóvenes para estar sano de mente, emocionalmente estable, con buen juicio, para ser preparada en el control de sí mismas, reflexiva, a no ser objeto de la carnalidad, para ser moralmente bueno y para responder a sus maridos.

A partir de estos ejemplos, se concluye que hay mucho que hacer en la vejez, que la vejez puede ser una edad de oro, no necesariamente en revivir los viejos tiempos, pero en disfrutar activamente el presente y el futuro.

Y ahora ¿Qué vas hacer?