viernes, 18 de agosto de 2017

Que Es Reír Y Ser Feliz En El Adulto Mayor



A veces a los jóvenes se les atribuyen cierta exclusividad sobre algunas emociones, como la felicidad, pero los adultos mayores también pueden y tienen derecho experimentarlo. Los adultos mayores no deben borrar la sonrisa de sus rostros.

Me gusta la siguiente historia: “Cuentan que en una ocasión un perrito que se había perdido, buscando su regreso a casa, llegó a una habitación en la cual había mil perritos más. El perrito del cuento comenzó a mover la cola, a levantar sus orejas poco a poco y a sonreír. Los otros mil perritos hicieron lo mismo. Cuando salió de la habitación, el perrito pensó: “¡Qué lugar tan agradable! ¡Voy a venir más seguido a visitarlo!  

Al tiempo después, otro perro entró al mismo sitio, pero a diferencia del anterior, este perrito al ver a los otros mil perritos se sintió amenazado, ya que lo estaban mirando de manera agresiva. Empezó a gruñir y de inmediato vio cómo los mil perritos le gruñían y ladraban a él también. Cuando este perro salió de la habitación pensó: “¡Qué lugar tan horrible es este! ¡Nunca más volveré a entrar allí!”

Ninguno de los dos perros sabía leer, pero en el frente de la casa había un letrero que decía: “La casa de los mil espejos”.

Con lo anterior los motivo a pensar sobre la responsabilidad que tenemos en la proyección que hacemos de nosotros mismos y que, en definitiva, es lo que recibimos desde quienes se relacionan con nosotros y ustedes ¿cómo quieren que los traten? ¿Como perritos alegres y amistosos o perritos gruñones y agresivos? En fin, lo que tu des eso recibirás, porque dando es como recibimos.  

Es importante desechar la idea de que ciertas cualidades y emociones son propias y exclusivas de la gente joven. Es sumamente común escuchar frases como “soy mayor, pero de espíritu joven” o “me siento feliz como si tuviera 20 años”. Es sano pensar que la felicidad, la alegría y el entusiasmo pueden experimentarse y se experimentan a cualquier edad, sólo hay que decidirse a vivir estas emociones con plenitud.  

Para nadie es desconocido que la vejez conlleva limitaciones y sin dudas que las hay. No obstante, para muchos, esta etapa puede ser sinónimo de libertad. Es la etapa en la que ya no hay que complacer a nadie, ya no hay espacio para las relaciones impuestas o por conveniencia, los horarios ya son relativos, se está libre de conflictos sexuales, de luchas y competencias; puede entonces volcarse la mirada hacia adentro para explorar el mundo interior sin distracciones y agradecer tanta riqueza y oportunidades. Y con esa paz silenciosa, emprender una rutina colmada de buenos momentos.  

Si tomamos la decisión de llegar a la vejez con una vida plena hasta el último aliento de vida, podremos llegar a transmitir una imagen de vejez que sea envidiada y deseada.

Reírse es algo natural; el ser humano siempre ha reído, de la misma manera que ha danzado y ha cantado. Sin embargo, los adultos mayores no están dispuestos a practicar esta actividad y darle alegría a su vida. A diferencia de un pequeño que ríe un promedio de 300 veces al día, un adulto lo hace entre 15 y 100 veces.
Aun cuando la risa no puede curar una enfermedad, se ha comprobado que es un buen medicamento que renueva la energía del paciente y le estimula ante su padecimiento. Los enfermos, especialmente de sida o cáncer, tienen una mayor resistencia mientras mejor es su estado anímico. A nuestros mayores les vendría bien ver películas y programas de humor (como los cortos del gordo y el flaco, los tres chiflados, etc.), leer libros jocosos y revistas cómicas.

Cuando nos reímos activamos 430 músculos de nuestro cuerpo. Los pulmones mueven 12 litros de aire, en vez de los 6 litros habituales; lo que mejora y fortalece al corazón y aumenta el riego sanguíneo. Tres minutos de reír a carcajadas son equivalentes a 20 minutos de ejercicios en bicicleta o 45 minutos de relajación.  

Es bueno aclarar que la risa tiene su lado negativo: Existe, por ejemplo, la risa burlesca, que disfruta el mal ajeno y la famosa risita que no es otra cosa que la risa falsa, usada para fingir alegría, cosa que en algunos países le llaman la risa de pescado seco.  

¿Por qué hace bien reír al adulto mayor?  

La risa es un ejercicio muscular, porque moviliza la mayoría de los músculos del cuerpo: abdominales, cara, miembros superiores, entre otros. 

Actúa sobre el eje respiratorio, dilatación de bronquios, aumento del volumen respiratorio, lucha contra el asma.  

Es un estimulante cardiovascular, baja la tensión arterial, disminuye el ritmo cardíaco.
Mejora la digestión. Hace un masaje en el tubo digestivo aumentando la flora intestinal.
La risa libera endorfinas cerebrales, actúa sobre el dolor y aumenta la secreción de la serotonina.  

Actúa sobre el sistema neurovegetativo, disminuye el estrés y favorece el sueño. Es un estimulante psíquico.

Por otro lado, los adultos mayores debemos darnos cuenta a igual que el mundo debe darse cuenta, que esta edad es una bendición de Dios, millones no llegan a viejos y los que llegamos a viejos debe ser agradecidos a Dios y decir: “Nuestra boca se llenó de risas; nuestra lengua, de canciones jubilosas. Hasta los otros pueblos decían:
«El Señor ha hecho grandes cosas por ellos». Sí, el Señor ha hecho grandes cosas por nosotros, y eso nos llena de alegría” Salmos 126:2…3

Ahora que conocemos sus beneficios procuremos que nuestros adultos mayores tengan la sonrisa a flor de labios, como una terapia que les ayudará a conservar su salud y es que las enfermedades no sólo se curan con medicinas. 

Sí, el Señor ha hecho grandes cosas por nosotros, y eso nos llena de alegría.  

viernes, 11 de agosto de 2017

Todos Los Niños Necesitan Abuelos



Ahora hay pruebas basadas en entrevistas con niños y abuelos de que los niños necesitan a sus abuelos y viceversa. Los estudios muestran que el vínculo entre los abuelos y los nietos es el segundo en el poder emocional y la influencia sólo en la relación entre padres e hijos. Los abuelos afectan la vida de sus nietos, para bien o para mal, simplemente porque existen. Desafortunadamente, muchos abuelos ignoran el hecho, a la privación emocional de los jóvenes.

Lamentablemente, muchísimos abuelos de hoy día se apartan de sus nietos por diversas causas, de los niños estudiados, sólo el cinco por ciento informó un contacto estrecho y regular con al menos un abuelo. La gran mayoría ven a sus abuelos con poca frecuencia, no porque vivan demasiado lejos, sino porque los abuelos han decidido mantenerse emocionalmente distantes. Estos niños parecen estar heridos, enojados y muy perceptivos con sus abuelos. Uno de ellos dijo: "Sólo soy un encanto en el brazalete de la abuela."

Los papeles positivos que los abuelos juegan son: cuidador, narrador, historiador de la familia, mentor, mago, confidente, negociador entre el niño y los padres, aparte de que se vuelve el modelo para la propia vejez del niño. Cuando un niño tiene un fuerte lazo emocional con un abuelo, disfruta de una especie de inmunidad, no tiene que actuar como abuelo para sus padres, compañeros y maestros. El amor de los abuelos viene sin ataduras de comportamiento. Los conflictos emocionales que a menudo ocurren naturalmente entre los niños y los padres no existen entre los abuelos y los nietos.

La gran historia de esta realidad comienza en Génesis 1, donde no sólo se nos dice que solo los seres humanos, entre todas las creaciones de Dios en el universo, han sido hechos a Su imagen, pero más aún, somos preciosos para Él. Para demostrar el significado de esa verdad inmutable, lo primero que Dios hizo después de Su acto final de crear Adán y Eva, varón y hembra, fue para bendecirlos. Esto es lo que se registra en Génesis 1: 27…28 y más.   

Así creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; Hombres y mujeres los creó. Dios los bendijo y les dijo: "Sed fructíferos y multiplicaos; Llenar la tierra y someterla. Regla sobre los peces del mar, las aves del cielo y sobre todo animal que se mueve sobre la tierra”

Si esto no fuera lo suficientemente importante para Dios ¿para que Moisés lo registraría?

Es razonable llegar a concluir que, hablando de bendiciones del uno sobre el otro, especialmente nuestros hijos y nietos, esta relación es una poderosa herramienta para comunicar el alto valor que Dios ha dado a cada uno de ellos. Él los creó a Su imagen, y una bendición afirma ese valor y propósito único que Él tiene para ellos.

Abuelos, espero que entiendan el impacto destructivo que las mentiras culturales de nuestras sociedades sobre la identidad y la felicidad pueden tener en nuestros nietos.
Nuestros nietos necesitan escuchar palabras de bendición y esperanza arraigadas en la verdad de Dios... esa verdad de vida de ustedes. Estoy plenamente convencido de que el dar la bendición de un padre y un abuelo es enormemente poderoso en la vida de un niño.

Esto es especialmente cierto en un momento de crisis de identidad para nuestros hijos, a partir de una edad muy temprana, no podemos hacernos los ciegos ante la realidad de que nuestros hijos y nietos actuales, van aceleradamente perdiendo el encanto de la infantilidad, de la fantasía, a causa de los diversos medios que para comunicarnos tenemos ahora.

Nuestros nietos están creciendo en un contexto cultural que ha descartado en gran medida cualquier verdad sobre lo que significa ser humano y ser hecho a la imagen de Dios. Yo creo que un abuelo, como un dador de bendiciones, puedes contrarrestar esa crisis de identidad al hablar el mensaje de Dios de valor y propósito en sus vidas.

¿Como hacemos eso? Aquí hay cuatro sugerencias ...

1) Hable intencionalmente palabras de verdad y gracia. La bendición hablada, como las palabras del Padre sobre su Hijo, Jesús, "Este es mi Hijo amado en quien me complazco", comunican alto valor, propósito y esperanza cuando se habla genuinamente y con un compromiso de estar detrás de lo que dices. Practica diciendo una bendición sobre tus nietos regularmente. Números 6: 24…26 es un buen patrón para seguir. “El SEÑOR te bendiga y te guarde; el SEÑOR te mire con agrado     y te extienda su amor; el SEÑOR te muestre su favor y te conceda la paz” NVI
   
2) Ser rápido a escuchar y lento a hablar. Sus nietos sabrán que los valoran cuando saben que se preocupan por lo que piensan y sienten. Ellos sabrán que te importa cuando te tomas el tiempo para escuchar en vez de decirles lo que deben hacer. Sólo entonces podrán hablar sobre sus vidas.  

3) Busque oportunidades para recordarles quiénes son como portadores de la imagen de Dios. Por ejemplo, si tu nieto juega deportes, asiste a algunos de sus juegos si eres capaz. Si pierden un juego, recuérdale que ganar o perder no es lo que lo identifica o le da valor. Hable palabras de aliento y valor que mantengan la integridad, la excelencia y el servicio a los demás. Para su nieta, deje las notas pegajosas en su espejo cuando usted visita que habla las palabras de la bendición sobre su belleza externa e internamente, eso reconoce una cierta cualidad que usted ve en ella.

4) Celebre momentos memorables en la vida de su nieto con una bendición especial. Use este tiempo para derramar espiritual y materialmente una bendición sobre ellos. Escríbales, aun cuando no están lejos, y encuadre sus triunfos como son sus primeras letras, primeros dibujos, secuenciales de fotos, etc. esto se mantendrá ahí como un recordatorio de amor, de bellos recuerdos.

Las palabras de un abuelo tienen poder para bendecir o maldecir. Úsalos sabiamente por el bien de nuestros nietos, para que conozcan con certeza la verdad acerca de quiénes son como portadores de la imagen de Dios y no acepten las mentiras de las normas culturales que los rodean.

Ahora es cuando, se llegó ese momento en que más que nunca los niños necesitan de abuelos, de abuelas, no importa cuantos consanguíneamente tengas, puedes adoptar más, como los de tus vecinos, de los orfanatorios u otros lugares y ten la seguridad que en tus momentos de reflexión o de sueños oirás… “Tú eres mi Hijo amado; estoy muy complacido contigo” Lucas 3:22 NVI






domingo, 6 de agosto de 2017

Haciendo Realidad El Sueño De Joven Parte 2



Seis puntos importantes que encuentro en la vida de José:

1. Dios le da un sueño a José.

José era el hijo preferido de Jacob, quien era su padre, lo amaba demasiado, era muy inteligente, tenía mucho carácter y un poquito chismoso, porque le gustaba contar todo lo que hacían sus hermanos a su padre, un día José, ya de 17 años, sueña, que iba a llegar a ser el centro de la familia, soñó con unas espigas las cuales también se inclinaban y le adoraban. Leer Génesis 37:6…7

Cuantos no hemos soñado al igual que José, en estar en la cima del mundo, llegar a ser el más importante. A José más o menos le pasó lo mismo, pero solo que los sueños de José si estaban bien cimentados, porque fue Dios quien se los dio.

Dios nos da sueños a nosotros también y es cuestión de nosotros creerlos o no.

2. Hay personas que envidian el sueño que Dios le da.

Después él va donde sus hermanos y les cuenta su sueño, pero estos sienten envidia y deciden este joven impertinente… mimado de papi. Y estos hermanitos lo venden a una caravana de madianitas, como esclavo.

Los hermanos de José decidieron que los sueños de sus hermanos no se harían realidad y pensaron que al venderlo como esclavo este sueño se terminaría.

Siempre vamos a encontrar personas que van a envidiar nuestros sueños, que van a querer apagarlos. Donde miremos siempre hay personas que no quieren que progresemos. Siempre hay alguien que quiere ser lo que tú quieres y cuando estas creciendo tratan de acabarte. Son envidiosos.

3. Dios pone a personas que sin saberlo nos animan a seguir soñando.

Génesis 39:1…5 Llevado, pues, José a Egipto, Potifar oficial de Faraón, capitán de la guardia, varón egipcio, lo compró de los ismaelitas que lo habían llevado allá. Mas Jehová estaba con José, y fue varón próspero; y estaba en la casa de su amo el egipcio. Y vio su amo que Jehová estaba con él, y que todo lo que él hacía, Jehová lo hacía prosperar en su mano. Así halló José gracia en sus ojos, y le servía; y él le hizo mayordomo de su casa y entregó en su poder todo lo que tenía. Y aconteció que desde cuando le dio el encargo de su casa y de todo lo que tenía, Jehová bendijo la casa del egipcio a causa de José, y la bendición de Jehová estaba sobre todo lo que tenía, así en casa como en el campo.

Esto a José le volvió el ánimo, tal vez podía ver vislumbrando sus sueños, los que había platicado a sus hermanos y su padre. Pero justo cuando José piensa que su sueño ya se está haciendo realidad, llega otra circunstancia que opaca esta posibilidad.

4. Hay circunstancias extrañas que te hacen dudar, y salir del sueño.

Génesis 39:6…10 Y dejó todo lo que tenía en mano de José, y con él no se preocupaba de cosa alguna sino del pan que comía. Y era José de hermoso semblante y bella presencia. Aconteció después de esto, que la mujer de su amo puso sus ojos en José, y dijo: Duerme conmigo. Y él no quiso, y dijo a la mujer de su amo: He aquí que mi señor no se preocupa conmigo de lo que hay en casa, y ha puesto en mi mano todo lo que tiene. No hay otro mayor que yo en esta casa, y ninguna cosa me ha reservado sino a ti, por cuanto tú eres su mujer; ¿cómo, pues, haría yo este grande mal, y pecaría contra Dios? Hablando ella a José cada día, y no escuchándola él para acostarse al lado de ella, para estar con ella, ……………. Génesis 39:20 Y tomó su amo a José, y lo puso en la cárcel, donde estaban los presos del rey, y estuvo allí en la cárcel.

Nuevamente su sueño se ve frustrado, todo su mundo se vuelca en una celda, solo, con frío, después de haber tenido lo mejor ahora estaba en las peores circunstancias, volvió la desilusión a José, y podemos especular un poco, pensando que José se preguntaría, ¿Señor que paso con los sueños que me diste, donde estás?

Se has sentido que todo se ha acabado, que solo hay oscuridad, que lo que tanto ha deseado, no lo podrá lograr y decides dejar de luchar.

Pero, aunque José sufrió mucho en la cárcel todo esto le sirvió para mucho.

En esos momentos difíciles, cuando cree que ya todo ha terminado, Dios le enseña a esperar, a ser fuerte y a confiar en Él, para que entienda que si quiere lograr algo tiene que ser en las fuerzas y en el tiempo de Dios.

5. Dios siempre está dando oportunidades.

Allí en la cárcel José conoce dos prisioneros, estos les revelan sus sueños y en uno de ellos José ve la esperanza para salir de allí, este sale libre e intercede ante el Faraón para que saquen a José de la cárcel y es de esta forma su sueño comienza a realizarse.

Génesis 41:1 Aconteció que pasados dos años tuvo Faraón un sueño. Le parecía que estaba junto al río; …………. Génesis 41:9-14 Entonces el jefe de los coperos habló a Faraón, diciendo: Me acuerdo hoy de mis faltas. Cuando Faraón se enojó contra sus siervos, nos echó a la prisión de la casa del capitán de la guardia a mí y al jefe de los panaderos. Y él y yo tuvimos un sueño en la misma noche, y cada sueño tenía su propio significado. Estaba allí con nosotros un joven hebreo, siervo del capitán de la guardia; y se lo contamos, y él nos interpretó nuestros sueños, y declaró a cada uno conforme a su sueño. Y aconteció que como él nos los interpretó, así fue: yo fui restablecido en mi puesto, y el otro fue colgado. Entonces Faraón envió y llamó a José. Y lo sacaron apresuradamente de la cárcel, y se afeitó, y mudó sus vestidos, y vino a Faraón.

En ocasiones pareciera que Dios, así como nos dio sueños y esperanza, nos las quita y nuestros sueños tal parece que nunca se realizaran, paro no es así, simplemente nos está preparando para que aprendamos que solo Él puede hacer realidad los sueños.

6. Dios va a cumplir el sueño que te dio si sigues de su mano.

Cuando ponemos nuestros sueños en las manos de Dios, él se encarga de preparar todo para que se realicen, aunque la manera en que lo haga no nos acomode.

Génesis 41:40 Tu estarás sobre mi casa, y por tu palabra se gobernará todo mi pueblo, solamente en el trono seré yo mayor que tu., le dijo además faraón a José: he aquí yo te he puesto sobre toda la tierra de Egipto ………... Génesis 42:6 Y José era el señor de la tierra, quien le vendía a todo el pueblo de la tierra; y llegaron los hermanos de José, y se inclinaron a él rostro a tierra ………... Génesis 42:9 entonces se acordó José de los sueños que había tenido acerca de ellos,

Después de todo, José ve su sueño hecho realidad, cuando sus hermanos, los que le habían vendido, creyendo que así todo terminaría, estaban ante él de rodillas, suplicándole por alimento, haciendo de José esa persona centro de su familia, quien les iba a sustentar por mucho tiempo.

Fue hasta después de 30 años más o menos que el sueño de José se hizo realidad. Dios había cumplido su promesa, y él había seguido de su mano todo el tiempo.

Hay que soñar y que creer en nuestros sueños, no importan cuanto tiempo tengas que esperar, sueña y no desmayes cuando vengan problemas o circunstancias que quieran apagar tus sueños, porque si tu vas de la mano de Dios, Él se encargará de hacerlos realidad.

Ten esperanza, siempre mira más allá de tus problemas, que un día por lejano que sea tus sueños se realizarán. Soñar es una bendición que Dios nos ha regalado y está en nosotros cómo lo aprovechemos. Dios puede hacer grandes cosas a través de tu vida. Él necesita una sola cosa de nosotros, el querer soñar y no desmayar.

Sueña, sueña, y veras que la vida tiene sentido para ti. Atrévete a soñar, a seguir soñando… No importa la edad que tenemos, no nos fijemos si son 20 u 80 años, nunca será tarde.